¿Qué es una API y cómo usarlas cuando eres un desarrollador web?

La transformación digital ha hecho que cada vez sea más necesario que todo esté conectado. Una forma de gestionar la interacción entre aplicaciones son las APIS. Si has oído hablar de ellas y quieres saber qué es una API entonces estás en el post indicado.

Aquí aprenderás:

  • ¿Qué es una API?
  • ¿Cómo funcionan las APIS?
  • Políticas generales de las APIS
  • Ventajas de usar APiS

¿Qué es una API?

La Application Programming Interfaces (API) se traduce al español como “interfaz de programación de aplicaciones”. Se trata de una serie de protocolos y definiciones con los que se integran y desarrollan software en las aplicaciones (APP).

En otras palabras, es una interfaz que permite que dos APP puedan comunicarse e interactuar cumpliendo una o varias funciones.

Vamos a explicar esto con un simple ejemplo:

Supongamos que estás creando una página web para una tienda. En la búsqueda de una atención más personalizada, desde esta plataforma puedes dirigir a los clientes directamente a la mensajería de Whatsaap para que hagan las consultas que deseen.

Esta acción es posible gracias al uso de una API.

Ya que es una interfaz de programación, no es visible. Se trata de circuitos internos en los que trabajan los desarrolladores web conectándola y así permitiéndole a una herramienta funcionar de forma óptima.

Existen varios tipos:

  • Privadas: Están destinadas para el uso de las empresas.
  • Abiertas: Son de empleo exclusivo de los partners.
  • Públicas: Están abiertas para que los desarrolladores web puedan interactuar con ellas, incluso, tengan la posibilidad de crear su propia API en programación.
  • Locales: Las que se usan para la comunicación entre aplicaciones de un mismo ambiente o dispositivo.
  • Remotas: Se trata de aquellas que permiten acceder a puntos diferentes.

El uso de una API le facilita el trabajo, le ahorra tiempo y dinero a los desarrolladores, ya que no tienen que reinventar los servicios, sino que pueden utilizar los ya existentes conectándolos entre sí y dándoles funciones específicas.

Al aprender a programar es indispensable entender cómo funciona esta herramienta.

¿Cómo funcionan las APIS?

Ya te mencionamos que las APIS permiten que varios sistemas se conecten entre sí. Digamos que trabaja como un mensajero oculto que envía comandos y recibe respuestas desde y hacia los usuarios.

Operan a través de protocolos y endpoints definidos. Vamos a describir su funcionamiento de forma más sencilla en solo tres pasos:

  1. En primer lugar, se entrega una solicitud al servidor;
  2. Luego se traduce el mensaje;
  3. Posteriormente, se envía una respuesta al usuario.

Lo maravilloso de esto, es que cada paso ocurre en tiempo real. Así que el usuario obtendrá una respuesta inmediatamente.

Sigamos con un ejemplo:

Cuando haces una compra en línea, el sistema te ofrece varias formas de pago y entre ellas se encuentra el uso de tarjetas de crédito. La página te solicitará los datos de la tarjeta y cuando los agregas, la API envía esta información a otro sistema que se encarga de verificar que sean correctos.

Una vez confirmado, el programa le dice a la web que todo está en orden y tú puedes hacer la compra. Lo mejor es que todo esto ocurre en tan solo segundos.

Además de permitirle a las empresas interconectar los procesos, son ideales para el desarrollo de programas adicionales y muy eficaces entre las herramientas que se necesitan para crear una página web.

Protocolos API

Para estandarizar el intercambio de datos en los diferentes servicios web, las APIS usan protocolos que mencionamos a continuación:

  • Remote Procedure Call (RPC): Permite adherirse al intercambio de recursos.
  • Service Object Access Protocol (SOAP): Se usa para el intercambio de información estructurada.
  • Representational State Transfer (REST): Se trata de una arquitectura para crear aplicaciones con funcionamiento HTTP.
  • GraphQL: Permite detallar datos y simplificar la adhesión de información.

Políticas generales de APIs

No podemos hablar de qué es una API sin mencionar que cada una tiene sus propias políticas de uso, pero también hay normas generales en las que coinciden la mayoría. Son estas las más comunes:

1. Seguridad

Es indispensable que la interfaz de programación proteja la integridad de los datos que recibe. Cuando las APIS están dañadas, son falsas o han sido expuestas, podrían mostrar información vulnerable como datos personales.

Así que la gestión de la seguridad de las APIS depende del tipo de datos que se usan. Puede hacerse a través de:

  • Tokens;
  • Cifrados;
  • Firmas;
  • Claves;
  • Puertas de enlace;
  • Cupos y límites.

2. Actualizaciones

El espacio digital evoluciona constantemente, así que la actualización de cualquier herramienta es indispensable.

Las APIS no son la excepción. Es importante que cualquier renovación no afecte los servicios y operaciones ya existentes. La premisa siempre debe ser mejorar su funcionamiento.

3. Uso correcto

Es valioso respetar el funcionamiento de una API en programación y los límites que se establecen de acuerdo con su funcionamiento, cualquiera que sea el producto que se usará.

4. Ejecutar pruebas

Como ocurre con cualquier tipo de software, las APIS tienen que probarse. De esta manera se tiene seguridad de que funcionan correctamente, cómo se acceden a ellas y cuáles son los formatos con los que los usuarios recibirán respuestas a sus solicitudes.

Ventajas de usar APIS

Es acertado decir que las APIS tienen funcionalidades infinitas, con ellas puedes lograr casi cualquier cosa y aportan beneficios tanto para quienes quieren ser programador web como para las empresas.

Ahora que ya sabes qué significa APIS y su importancia, te explicamos cuáles son las ventajas de contar con estas herramientas digitales:

1. Son seguras

El intercambio de información en la web es constante. Allí proporcionamos datos personales, de nuestras finanzas, información médica y más. La vulneración de estos datos significa un grave problema.

Con el uso de APIS no hay que preocuparse de ello, porque se trata de herramientas seguras, generalmente tienen cifrado de extremo a extremo que evitan que la privacidad sea violada. De hecho, es uno de sus principios y políticas generales.

2. Automatización de tareas

Como herramientas tecnológicas son ideales para la automatización de tareas repetitivas y procesos complejos. Así, los desarrolladores no tienen la necesidad de hacer estos procesos por su cuenta, solo hay que programar y el software se encargará de la magia.

3. Personalización

Permiten que cualquier empresa tenga la opción de personalizar sus contenidos y los servicios que utilizan, añadir funciones, tener un servicio hecho a su medida. Te preguntarás: ¿cómo es esto posible?

La verdad es muy sencillo, puede hacerse a través del envío de notificaciones, uso de plantillas, incorporación de tareas, entre otros recursos.

Además, se puede gestionar cambios en cualquier momento y de manera independiente.

¿Quieres ser un desarrollador experto? ¡Aprender a programar páginas web nunca fue tan fácil!, y domina los lenguajes de código, herramientas, arquitectura, bases de datos y más.