Un líder de equipo debe tener un amplio abanico de habilidades.

10 habilidades que todo buen líder de equipo debe tener

Toda empresa necesita de un líder de equipo para alcanzar objetivos, motivar a los empleados y posicionarse en el mercado. Pero no puede ser cualquier persona, debe tener ciertas habilidades y vamos a decirte cuáles son.

Cursos de Desarrollo Profesional que te pueden interesar

¡Veamos!

Un líder tiene la misión de guiar a su equipo, lograr que todos remen hacia un mismo objetivo y alcancen metas que lleven al éxito empresarial.

No importa si estás conectado a los trabajos en línea o guías a un grupo de forma presencial. En cualquier caso requieres aptitudes que describiremos a continuación:

1. Habilidades de comunicación

En teoría, una buena comunicación exige de:

  • Habla;
  • Escucha;
  • Lectura;
  • Escritura.

Cuando llevamos este aspecto al liderazgo, tenemos que hacer énfasis en que las habilidades de expresión también requieren de la escucha activa, entender el lenguaje no verbal y generar empatía.

Solo así se logra un proceso comunicativo eficiente.

El poder comunicacional de un buen líder, debe tener una fórmula elemental: claridad y simplicidad. De esta manera, no solo se envía el mensaje, sino que también se evitan malos entendidos.

2. Saber delegar

Un líder no puede pretender abarcarlo todo, porque la clave del éxito está en ser capaz de delegar funciones y que estas se cumplan de manera satisfactoria.

Darle a los miembros del equipo la responsabilidad de ciertas tareas no debe verse como una pérdida del control, sino como la fórmula que permite generar confianza, brindar oportunidades de desarrollo y crecimiento.

En este punto, la asertividad es fundamental. La razón es que, se requiere establecer un buen canal de comunicación para que los miembros del grupo entiendan cuáles y cómo son las funciones que deben desempeñar.

En este punto, el acompañamiento del líder es importante para brindar el apoyo y la asesoría necesaria que lleve a todos a cumplir con éxito sus tareas e impulsar el crecimiento profesional.

3. Empatía

Un buen líder de equipo entiende y valora el punto de vista de los empleados, aun cuando no esté de acuerdo con las ideas planteadas.

Esto te ayudará a comprender lo que sucede en el círculo de trabajo, detectar fallas y tomar decisiones para resolver cualquier conflicto sin afectar el rendimiento de los trabajadores y atendiendo las necesidades de la compañía.

Cuando un jefe es empático, es más fácil que se gane el respeto de sus compañeros, porque estos los ven como alguien en quien confiar. Al mismo tiempo, pondrán más dedicación en cumplir con sus funciones para evitar defraudar a su líder.

4. Poder de motivación

Lo primero que tienes que tomar en cuenta es que si quieres motivar a tu equipo, como líder eres la persona que más motivación debe mostrar.

Es indispensable que quien está a la cabeza de un grupo posea la facultad de contagiar las emociones, impulsar el esfuerzo colectivo y fijar una aptitud que permita lograr un espíritu colaborativo.

Para ser líder hay que dar el ejemplo, compartir metas y así inspirar a otros.

La motivación es una facultad que favorece el clima organizacional, la eficacia y rendimiento dentro de la organización.

5. Facilidad para la resolución de problemas

Los grandes jefes poseen las herramientas necesarias para resolver las dificultades propias del trabajo.

El filósofo y científico Karl Popper sostenía que “la vida es una continúa resolución de problemas” y en el liderazgo no tiene por qué ser diferente, de hecho es la esencia de un buen líder.

En este punto, influye la facultad de ver más allá del problema, llegar a la raíz del mismo, intervenir de manera oportuna, ser resilientes, poner en práctica la escucha activa, facilitar el diálogo abierto y así tomar decisiones que sean asertivas.

6. Capacidad organizacional

Cualquier líder tiene orden y estructura, esto es clave para la ejecución de tareas y lograr ventajas que hagan a la empresa más competitiva. La capacidad organizacional como característica de un profesional ayuda a:

  • Guiar;
  • Pautar;
  • Resolver;
  • Canalizar;
  • Potenciar;
  • Hacer más eficiente la estructura de una empresa.

Las compañías modernas reconocen este tipo de competencias profesionales y les interesa tener en su equipo a talentos con facultades organizativas, porque son capaces de estructurar los objetivos y estrategias en función de alcanzar metas.

7. Establecer objetivos alcanzables

Nada más frustrante que establecer metas que son inalcanzables, hacer esto debilita las bases de una organización y disminuye la confianza del equipo.

De allí que, un buen jefe posee la facultad de reconocer las habilidades del personal y establecer objetivos reales.

Las metas en el liderazgo, siempre deben estar orientadas a mejorar las capacidades de las personas y lograr la eficiencia general.

Si quieres ser la cabeza de un equipo, una de las primeras cosas por hacer es estudiar los talentos de tus compañeros y aprovecharlos para fijar metas que juntos puedan lograr.

8. Responsabilidad y compromiso

Todas las personas que asumen roles de liderazgo, por vocación, son responsables y comprometidas para enfrentar los retos del día a día y asumir las obligaciones que tienen a su cargo.

Un líder de equipo comprometido es capaz de contagiar su entusiasmo, mantener al grupo unido y establecer un propósito dentro de la organización. Además:

  • Es consciente de las necesidades de su empresa;
  • Responde ante su equipo para asumir nuevos retos;
  • Es capaz de conectar con su entorno;
  • Se esfuerza por lograr cada día la eficiencia.

9. Gestionar el tiempo

El tiempo es uno de los recursos más valiosos de una empresa y al mismo tiempo el más escaso. Un buen líder de equipo lo sabe y, por esto, tiene la habilidad para gestionarlo.

La administración efectiva del tiempo coloca una delgada línea entre el éxito y el fracaso. Por ejemplo:

Un líder que pasa mucho tiempo con los empleados será visto como un vigilante, los ahoga y limita sus actividades. Si, por el contrario, no tiene espacio para atender las necesidades del grupo, entonces puede ser tildado de insensible y distante.

¿Te das cuenta de que la gestión del tiempo es importante?, es necesario administrarlo y aprovecharlo.

Sabemos que cuando eres líder es difícil desconectarse, porque son más las competencias profesionales. Es allí donde está el verdadero talento, tener la habilidad de gestionar cada minuto y que quede espacio para otras actividades.

10. Reconocer virtudes

Reconocer el valor y las virtudes de los miembros de tu equipo y aprender de ellos es una característica que pocos líderes poseen, pero es de gran relevancia.

La razón es que, esto te permitirá delegar funciones, elevar potencialidades y así engranar todo el equipo como una pieza sólida y fundamental para la compañía.

Considerar las virtudes de los demás, sus carreras y profesiones, es una excelente estrategia para sembrar bases sólidas y apuntar hacia la eficiencia.

Ahora que sabes esto ¿Te gustaría ser un líder y dirigir una empresa? Nosotros te ayudamos a potenciar tus habilidades en nuestra escuela de desarrollo profesional, solo tienes que apuntarte al curso online de liderazgo.

Certifícate en Desarrollo Profesional

Certifícate en Desarrollo Profesional