Existen diferentes tipos de nubes informáticas.

¿Cómo funciona la computación en la nube y cuáles son las nubes informáticas?

Con el cloud computing abarcando cada aspecto del mundo de la tecnología, conocer este concepto y los tipos de nubes informáticas que impulsan la transformación digital es imprescindible hoy en día tanto para expertos en tecnología como principiantes. ¡Descubramos de qué se trata!

Aquí aprenderás:

  • ¿Qué es la nube?
  • ¿Para qué se utiliza?
  • ¿Cómo funciona la nube?
  • Tipos de nubes informáticas
  • Beneficios del cloud computing

¿Qué es la nube?

La nube, o computación en la nube, se define como una red de servidores informáticos capaces de proporcionar diversos servicios a través de Internet, tales como almacenamiento, software, redes y bases de datos, permitiendo acceder a ellos en el lugar y el momento en que se necesiten.

El cloud computing ofrece la posibilidad de operar virtualmente, en comparación con la forma tradicional de procesar información por medio de dispositivos de almacenamiento físicos.

Dicho de otra manera, a través de la nube podemos almacenar nuestros datos y archivos en Internet, así como tenerlos siempre a disposición, sin preocuparnos por la capacidad de nuestro computador.

¿Para qué se utiliza?

Uno de los mayores usos de esta tecnología es evitar que el computador tenga que asumir una gran carga de trabajo a la hora de ejecutar aplicaciones. El almacenamiento en la nube agiliza el trabajo, haciéndolo accesible y sin sobrecargar el equipo.

Además, la nube nos permite acceder a los mismos archivos y aplicaciones desde casi cualquier dispositivo, ya que los procesos informáticos y de almacenamiento se dan en diversos servidores; es decir, son fácilmente accesibles de forma remota.

Por ejemplo, un usuario podría acceder desde un nuevo dispositivo a cualquiera de sus redes sociales, como Facebook, y seguir teniendo acceso a su cuenta de siempre, con sus fotos, videos, publicaciones e historial de conversaciones.

Funciona de la misma manera con proveedores de correo electrónico en la nube como Gmail y Outlook, y con proveedores de almacenamiento en la nube como Dropbox o Google Drive.

Entonces, como puedes ver, para hacer uso del cloud computing solo necesitas dos elementos claves, que son: el servicio propiamente dicho, y tener acceso a Internet en tu computador, tablet o celular.

¿Cómo funciona la nube?

Para entender cómo funciona la computación en la nube, es necesario saber que su estructura está compuesta por dos elementos: el backend y el frontend, sobre los cuales te pondremos en contexto a continuación.

Backend

El backend está a cargo del proveedor de servicios que ofrece el software en la nube. Incluye los componentes principales del sistema, como el hardware y el almacenamiento, y con frecuencia se encuentra en una granja de servidores en una ubicación geográficamente distante.

Un servicio en la nube eficiente es capaz de garantizar un tiempo de actividad continuo con baja latencia, es por esto que el backend juega un papel importante en la creación de un producto confiable y fácil de usar.

Frotend

En cambio, el frontend es la parte con la que interactúa el usuario final. Generalmente, toma la forma de una interfaz de usuario, y es una parte integral de la experiencia que tendrá el cliente con el software de computación en la nube.

Además, en el funcionamiento de la nube podemos encontrar una tecnología conocida como virtualización, que permite la creación de un ordenador virtual, simulado y digital que se comporta como si fuera uno físico con su propio hardware.

Otra característica del cloud computing es que sus servidores suelen estar disponibles en todo momento. Por regla general, los proveedores de nube hacen copias de seguridad de sus servicios en varias máquinas y en múltiples regiones, por si se caen los servidores individuales.

Tipos de nubes informáticas

Principalmente, existen tres tipos de nubes informáticas: pública, privada e hibrida, las cuales están pensadas para ajustarse a las necesidades de todo tipo de organizaciones e individuos. Una vez dicho esto, entremos en detalle con cada una de ellas.

Nube pública

Este modelo consta de servicios e infraestructura que son compartidos por todas las personas y organizaciones, y es el proveedor de la nube el responsable de la creación y el mantenimiento de los recursos. Con un enorme espacio disponible, las nubes públicas facilitan la escalabilidad.

Son ideales para particulares, así como pequeñas y medianas empresas con un presupuesto ajustado que requieren una plataforma rápida y fácil en la que implementar recursos de TI, ya que el costo del servicio depende del uso que le dé la empresa.

Nube privada

A diferencia de la anterior, una nube privada es propiedad de una sola organización, y ofrece un entorno más controlado en el que el acceso a la información está más centralizado dentro de la misma.

Aunque es una opción más costosa, para las empresas más grandes puede ofrecer un mayor nivel de seguridad y más autonomía para personalizar los componentes de almacenamiento, redes y cómputo.

Nube híbrida

Como su propio nombre lo indica, una nube híbrida es un entorno mixto que utiliza una combinación de servicios de nube privada en las instalaciones y servicios de nube pública de terceros, permitiendo que las dos plataformas interactúen entre sí de la mejor manera.

Por lo general, las empresas destinan sus archivos e información más sensible a la nube privada, dejando la nube pública para los recursos menos críticos.

Beneficios del cloud computing

Una vez llegado a este punto, es probable que ya tengas en mente algunos de los beneficios de la computación en la nube. Sin embargo, para que no se te escape ninguno, veamos algunos de los más importantes. ¡Toma nota!

  1. Escalabilidad más rápida y flexible. En esta era tecnológica, para los usuarios del cloud computing es clave poder adaptarse a los cambios y crecer fácilmente.
  2. Eficiencia y reducción de costos. Usar los servicios en la nube implica no tener que gastar grandes cantidades de dinero en comprar y mantener equipos. Además, poder acceder a ellos desde cualquier lugar y en cualquier momento es muy conveniente.
  3. Seguridad de datos. Los servicios en la nube garantizan que los datos se almacenen lejos de cualquier tipo de peligro, a través de métodos de seguridad como la autenticación, el control de acceso y el cifrado.
  4. Colaboración. Los entornos en la nube favorecen el trabajo en equipo y la colaboración entre los distintos integrantes de un grupo u organización, ya que les permiten operar simultáneamente y de forma efectiva.
  5. Copia de seguridad y restauración de datos. Toda la información y las versiones de software anteriores se pueden almacenar para etapas posteriores, en caso de que se necesiten para su recuperación o reversión.
  6. Ventaja competitiva. No todas las empresas migrarán a la nube, al menos no todavía. En este sentido, los beneficios que ofrece la adopción de la nube hacen posible que las organizaciones estén un paso por delante con respecto a sus competidoras.

Ahora que conoces los tipos de nubes informáticas y cómo funciona esta importante tecnología y cuáles son sus beneficios, puedes entender por qué todas las personas y organizaciones tendrán que migrar a la nube tarde o temprano para ser más eficientes.

¿Estás listo para seguir expandiendo tus conocimientos? No puedes dejar pasar la oportunidad de Cloud Computing con Next U  y así poder impulsar la transformación digital en las organizaciones. ¡Te esperamos!