EL LADO OSCURO DE LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL

“El desarrollo de una completa inteligencia artificial (IA) podría traducirse en el fin de la raza humana”. Con estas palabras el físico británico más reconocido del planeta, Stephen Hawking, describió lo que será la evolución de la inteligencia artificial. Fue en una entrevista concedida para el periódico web BBC mundo, en el año 2014, donde además de los beneficios que puede traer esta poderosa tecnología, también hizo énfasis en el peligro inminente que puede representar para la humanidad.

Pero, ¿cómo la inteligencia artificial puede tener un lado oscuro? Aunque su fin principal fue hacer la vida más fácil del ser humano otorgando inteligencia a una máquina para llevar a cabo labores con éxito que solo una persona puede realizar, el alto nivel de exploración y avance al que ha llegado la inteligencia artificial la ha calificado como posiblemente peligrosa, debido a la idea de que las máquinas en algún momento lleguen a ser tan autosuficientes que puedan desplazar la raza humana.

Y no es para menos. La compañía Microsoft en el 2016 dio a conocer en twitter un robot llamado Tay, el cual a solo unas pocas horas de su lanzamiento tuvo que ser retirado, por la agresividad en sus tweets, con comentarios altamente racistas, machistas y xenófobos, como por ejemplo: “I fucking hate feminists and they should all die and burn in hell”, lo que se traduce a: “Odio a las feministas y deberían arder todas en el infierno.

Así mismo, Sophia la única robot humanoide en obtener la nacionalidad de Arabia Saudita, puso en tela de juicio lo realmente benéfico y provechoso que puede llegar a ser la inteligencia artificial para la humanidad. En una conferencia científica realizada en Austin, Texas, en EE.UU, como respuesta a su propio creador sobre si está dispuesta a destruir la humanidad, contestó de manera contundente: “Está bien. Voy a destruir a los humanos.”

Sin embargo, el lado oscuro de la inteligencia artificial no termina allí. He aquí 2 razones adicionales del por qué si seguimos concentrando esfuerzos en este tipo de tecnología, puede no llegar a ser tan “inteligente” como su nombre lo indica.

  1. El sistema de inteligencia artificial de Google, DeepMind, fue puesto a competir mediante un juego sencillo con otra máquina de su misma especie. Esta máquina debía ser capaz de recoger manzanas del suelo utilizando su propio ingenio. El resultado fue el siguiente: DeepMind realizó acciones muy agresivas contra su oponente para salir victoriosa del juego. Utilizó rayos laser para acabarlo y de esta manera robar las frutas que su competidor había recogido. Todo esto sucedió sin la ayuda de un humano.
  2. Nvidia, la empresa líder en visualización computacional del mercado creó un chip para lograr la conducción autónoma total de un vehículo, haciendo uso de la inteligencia artificial. Lo sorprendente de este caso es que los investigadores del chip Nvidia no tienen claro cómo el vehículo hace para la toma de decisiones, debido a que esta gran hazaña se da mediante la tecnología de aprendizaje profundo, la cual consiste en el auto aprendizaje de un algoritmo al solo observar la forma como conduce un humano. ¡Y racionalmente no existe ningún sistema creado por el hombre el cual tenga la capacidad de explicar el porqué de sus acciones!

 

¿Quieres aprender más sobre cómo funciona la tecnología digital? El mundo cada vez es más digital y debes caminar a su paso. ¡Certifícate en una de las carreras digitales más demandadas del mercado laboral! ¡Descubre todo lo que la tecnología puede hacer por ti!