Uso de tipografía en la web: mejores prácticas

Internet es el mayor canal de distribución de contenido, y cuando hablamos de contenido queremos decir textos, y hablar de textos es decir tipografía. No por casualidad la tipografía es el 95% del diseño web.

Por esta razón, un diseñador web invierte horas en seleccionar y probar la tipografía seleccionada. Ésta debe combinar dos factores fundamentales: la funcionalidad y la estética. Preguntas como ¿La tipografía es legible? ¿Ayuda a la lectura rápida como sucede en internet? ¿Es atractiva para el lector?

Para hacer más fácil la vida del diseñador web, Smashing Magazine realizó un estudio sobre las tipografías usadas con mayor frecuencia por los diseñadores. Estos son los resultados:

Encabezado

La tipografía aquí es determinante, porque es sabido que muchas personas no leen más allá del encabezado. Por eso el diseñador debe captar la atención en las primeras líneas para que el lector siga hasta el cuerpo del texto.

Según el estudio las tipografías preferidas para esta sección del texto son sans-serif y serif, con un uso de 51% y 47% respectivamente.

Las fuentes más utilizadas para serif en titulares son: Georgia y Chaparral Pro, mientras que en sans-serif son Arial y Freight Sans Pro.

 

Cuerpo del texto

A diferencia del empate entre sans y sans-serif para el headline, cuando se trata del cuerpo del texto lleva la delantera la serif con un 61.5% de páginas que la utilizan versus un 36.5% usa sans-serif.

Las tipografías serif más utilizadas para el cuerpo del texto son Georgia y Chaparral Pro. Las sans-serif más usadas para el cuerpo del texto son Arial y Helvetica.

Es interesante mencionar que el estudio también detectó una gran cantidad de páginas que no utilizan una fuente estándar. Una explicación para esto puede ser que servicios como Fontdeck y Typekit hacen muy fácil a los diseñadores la selección de fuentes únicas para sus textos, lo que distingue la marca de la competencia.

Según estos resultados, los lectores reaccionan positivamente a las fuentes originales, lo que explica el crecimiento del número de páginas con tipografía propia. En todo caso, el feedback del lector es el que debe siempre determinar el uso de una tipografía en particular.