Ser bilingüe te hace mejor programador

• De acuerdo con algunos estudios recientes, los programadores tienen un “cerebro bilingüe”, por el desarrollo del control cognitivo que requieren para codificar.
• Este control cognitivo es el mismo que utilizan las personas bilingües para ser funcionales en ambos idiomas.
• En consecuencia, programar y ser bilingüe parecen tener un impacto positivo “cruzado” que beneficia la transferencia de competencias entre ambas áreas.

Ser bilingüe te puede hacer mejor programador, y saber programar te facilita aprender otro idioma.

Ésta es una teoría discutida ampliamente por científicos e investigadores que estudian el funcionamiento del cerebro. Los experimentos sobre lo que se ha llamado “la ventaja del bilingüismo” ofrecen resultados parciales, no conclusivos, pero en general, apuntan al beneficio de dominar un segundo idioma para efectos de una mayor eficiencia en la programación.

La conversación científica va más o menos así: si los programadores tienen que dominar el lenguaje de la codificación, muy posiblemente tienen un “cerebro bilingüe”, al que le resultará más fácil aprender un segundo idioma -o para los efectos- un tercer idioma. De hecho, algunas universidades en los EEUU aceptan la programación como una segunda lengua dentro de sus requisitos académicos.

En la investigación, muchos estudios concluyen que las personas bilingües son más eficientes que las monolingües en tareas que requieren la función ejecutiva, o “control cognitivo”, es decir, que exigen foco en información relevante mientras se ignora la información menos importante para el objetivo. El bilingüe requiere mantener separados en el cerebro los dos idiomas, para seleccionar el apropiado en cada circunstancia, sin confundirse.

Esta función ejecutiva se mide en tres parámetros: 1. estado de alerta, 2. selección del input adecuado y 3. monitoreo y resolución de conflictos. Dado que los programadores realizan estas funciones al trabajar con el lenguaje del código, la hipótesis que se plantearon algunos estudios, es que éstos tendrían mejor desempeño en las mediciones de la función ejecutiva, que los no programadores.

De acuerdo con los resultados, sí existe una ventaja en el cerebro del programador, lo que indicaría que al transferir estas competencias al estudio de otro idioma, el desempeño del programador debería ser superior.

Esto es posible dada la plasticidad del cerebro, o “la capacidad del sistema nervioso para cambiar su estructura y su funcionamiento a lo largo de su vida, como reacción a la diversidad del entorno”. Independientemente de cuán proclive es el cerebro originalmente a las tareas de control cognitivo, la repetición de tareas de este tipo modela la estructura cerebral y permite que se extrapolen competencias de un área a otra.

Si eres programador software, quizá vale la pena que estudies inglés, no solo por la ventaja cognitiva que aparentemente tienes, sino por la inmensa utilidad que tiene el bilingüismo en el mercado de TI.