fb-blog-28

¿Qué hay después del móvil?

  • el sector comienza a mostrar signos de fatiga en los mercados.
  • Internet de las Cosas, realidad virtual, wearables
  • nadie sabe qué es lo que viene después del móvil.

 

Según Felix Palazuelos (Hipertextual), en el último Congreso Mundial de Telefonía Móvil, nadie puede decir a ciencia cierta qué viene después del móvil.

Cientos de compañías, cientos de stands con las últimas “revoluciones” en el sector, pero, al final del día, la verdad es que casi nadie hace dinero del móvil. Sólo Apple y Samsung se reparten el enorme pastel.

¿Pero qué paso con los wearebles que tanto prometían la última edición del MWC?

El mercado mundial de dispositivos wearables dio un gran paso al frente en 2015 gracias a la popularidad de las pulseras de fitness y el Apple Watch.

Fitbit sigue líder sin disputa en el mercado global gracias a productos englobados en un claro segmento. Por encima de todo, Fitbit vende algo más que pulseras: te vende una aspiración tras una marca asentada; no compras sólo el producto, compras la supuesta motivación que necesitas para levantarte de la silla y ponerte a correr.

Apple entró con toda la fuerza que cabía esperar en el mercado de los wearables con su reloj inteligente. Para ser su primera generación los resultados son más que buenos y demuestran la capacidad de la compañía de atraer y convencer al gran público con nuevos productos. En la categoría de relojes inteligentes no tiene rival.

Pero un año más tarde, ni un solo wearable ha llegado a los titulares y, cuando lo ha hecho, ha sido para mal.

¿Y qué pasó con el Internet de las Cosas?

Otro de los mercados que parecía inundado de propuestas y promesas. Nuestra vida digital estaría no sólo conectada a servicios y personas, sino a todo lo que nos rodea.  Su consolidación será inevitable e inminente en el futuro si queremos coches autónomos, drones que lleven nuestros pedidos a casa o diagnósticos médicos en remoto. Para las empresas de electrónica de consumo, todavía no estamos ahí. El mundo conectado llegará, pero el dinero llegará de empresas, gobiernos y ciudades no del cliente final.

¿O acaso será la realidad virtual?

Fue el mayor protagonista del congreso. Más de 4.000 kits de realidad virtual, Gear VR, para que los asistentes a la presentación la disfrutasen en esta nueva realidad. Pero por el momento es sólo eso. Una curiosidad, un deseo, una apuesta.

La única tendencia es que no hay tendencia clara. Nadie sabe qué vendrá después del móvil.

Lo que todo el mundo tiene claro, marcas y consumidores, es que el móvil es el centro neurálgico de nuestra vida digital. Por eso LG saca módulos para su G5 y cámaras de grabación y por eso Sony saca auriculares al estilo Her, son conscientes de que, tal vez, el móvil no de dinero por sí mismo, pero sí tal vez todo lo que dependerá de él.