Tecnología y educación. ¿Por qué jugando se aprende más?

Tecnología y educación. ¿Por qué jugando se aprende más?  Según los expertos, los juegos son sistemas educacionales en sí mismos, porque permiten al individuo asimilar un contenido de manera experiencial y con un alto nivel de involucramiento. El juego no es nuevo, ciertamente, en el ámbito educacional, pero la tecnología y la reciente cultura de los juegos en línea de todo tipo, han hecho que su adaptación al tema del aprendizaje haya sido más fluida.

La percepción del aprendizaje en el pasado se basaba en la asimilación y repetición de contenidos de historia o de Ciencias,  y la adquisición de destrezas básicas como leer, escribir, calcular, etc.

Actualmente se valoran más las competencias consideradas de más alto nivel, como la resolución de problemas complejos, el pensamiento crítico, el análisis contextual o la extrapolación de conocimientos.

¡Y aquí es donde “el juego es rey”! Los juegos son -por diseño- un espacio para la resolución de problemas complejos, que los jugadores desentrañan y comprenden a través de la investigación personal. Vienen diseñados con grados crecientes de complejidad, de modo que el jugador va afinando sus destrezas a medida que juega. Tiene claras instrucciones de por dónde empezar, y qué hacer en cada secuencia. Además, generan data en tiempo real que le da al jugador un feedback inmediato sobre su desempeño.

Los juegos crean en el jugador la necesidad de entender, examinar, asimilar conceptos y dominar ciertas competencias. ¿Puede haber algo más educacional que esto?

Más allá de la metodología del juego, la sola actividad de jugar es en sí, muy importante para desarrollar la persistencia en el dominio de una competencia. El hecho de ser un juego da a la persona la sensación de que tiene permiso para experimentar, tomar riesgos y fallar, de una manera que posiblemente no sería considerada aceptable en la vida real.

Aprender mediante el juego en línea y la simulación es uno de los mayores aportes de la tecnología a la educación.