FB-BLOG-SUN3

Otro aspecto positivo de trabajar como Desarrollador Freelancer: La Flexibilidad

Aunque estar empleado en una empresa tienes sus ventajas- vinculadas casi todas a la seguridad, la estructura, la predictibilidad y la estabilidad- trabajar por tu cuenta tiene sus encantos. Hoy nos centramos en uno súper atractivo: La Flexibilidad

Tu tiempo es tuyo, tu talento en tuyo, tu horario es tuyo y tú lo administras como mejor te parezca. Tienes flexibilidad para producir tus ingresos de la manera que encuentres más conveniente para ti. Esto puede causar aprehensión a cierto tipo de personas, pero si eres de los que no requiere una estructura externa impuesta para ser productivo, la flexibilidad es tu Santo Grial.

El Horario

Está más que demostrado que los ciclos circadianos o el reloj biológico estándar han sido sobrestimados al establecer que TODOS los seres humanos debemos funcionar en un horario estándar de 7, 8 o 9 de la mañana a 5, 6 o 7 de la noche. ¡Y de noche, todos debemos dormir! Las empresas organizan sus horarios alrededor de estos horarios, ignorando completamente que hay millones de personas que son muchísimo más productivas de noche y de madrugada, y que una reunión a las 7 de la mañana no va a obtener de ellas mayor valor, mientras que si te reúnes con ellas a las 10 de la noche te sorprendería su nivel de energía y productividad. Lástima que en la estructura empresarial estándar, esto está fuera de toda consideración.

Cuando trabajas por tu cuenta, en cambio, adaptas tu horario a tu particular reloj biológico, y si prefieres no dormir hasta no concluir un proyecto y presentarlo al día siguiente por la tarde después de un sueño reparador, mientras el resto de los mortales está atrapado en el tráfico para llegar a la oficina, pues ¡perfecto! Trabajas cuando tu creatividad está a su nivel pico y descansas cuando tu cuerpo te lo pide, independientemente de la hora. La única condición: que cumplas con la entrega.

Los Proyectos

Cuando eres empleado se te asignan proyectos que pueden o no coincidir con lo que te gusta hacer, pero no tienes ni voz ni voto para declinar proyectos que no te interesan.  Cuando trabajas por tu cuenta puedes involucrarte solamente en los proyectos que te apasionan, e incluso, puedes aceptar una pequeña participación en proyectos diferentes solo porque te dan la oportunidad de aprender algo nuevo que puedes añadir a tu portafolio de competencias una vez que domines el tema. Si quisieras aprender Mac y Desarrollo iOS, por ejemplo, podrías participar en un proyecto pequeño que te permite aprender lenguajes nuevos porque dispones de todo tu tiempo para aprender más y desarrollarte en lo que te gusta.

Los Clientes

Si eres empleado no tienes la más mínima posibilidad de despedir a tu empleador, que es básicamente, tu único cliente y de alguna manera, “tu dueño”, pero si trabajas por tu cuenta, puedes elegir con quién trabajar y con quién no. Si trabajas por proyectos de consultoría a largo plazo o si prefieres proyectos puntuales, es tu decisión. Y si piensas un cliente no va con tu filosofía laboral… ¡lo despides! … ¡y no ha pasado nada!

El Lugar de Trabajo

Puede que te guste trabajar en tu casa, en pijamas todo el día, o que prefieras alquilar una oficina a tu gusto, o que te atraiga la idea de cambiar de lugares y trabajar al aire libre, en la piscina o el jardín, o que te guste viajar y prefieras combinar diferentes locaciones y paisajes… eres libre de hacerlo.  Si tienes familia puedes coordinar para disfrutar tu tiempo con ellos, y si no se trata de familia son que te provoca darte una escapadita a un buen restaurant o a un concierto o a encontrarte con ese amigo a quien no veías desde hacía siglos, lo puedes hacer sin remordimiento. Trabajarás cuando otros duerman muy posiblemente, pero cumplirás igual.

La flexibilidad te da muchísimas oportunidades. Lo único que importa son tus estándares profesionales y tu ética laboral. Todo lo demás es tu vida y ésa te pertenece.