Más consejos para convertir tu idea en una empresa exitosa (continuación)

En el blog anterior hablábamos de los pasos a seguir para montar tu propia empresa a partir de una buena idea. El proceso no es difícil, pero requiere tiempo, investigación y esfuerzo, para garantizar que tu empresa tenga la solidez necesaria. Van más sugerencias de los pasos a seguir, una vez cumplidos los trámites de creación de la empresa, registro de propiedad intelectual de la idea, estudio de mercado, creación de identidad de marca y recursos de Marketing:

  1. Escoge un Co-fundador para tu Empresa

Por muy buena que sea una idea, siempre será más fácil implementarla si tienes el apoyo de un buen socio. Incluso, algunos inversionistas evalúan –antes de la idea- al equipo fundador de la empresa, para determinar si tiene el carácter necesario para llevar a cabo el proyecto.

Dedícale a este paso tu mejor esfuerzo, porque será determinante para el éxito o fracaso del emprendimiento. Para que la selección sea la adecuada, considera que estarás trabajando muy de cerca con esa persona de ahora en adelante. La trayectoria profesional que aporta un socio a la empresa también será importante, porque le dará mayor credibilidad al proyecto. En principio, trata de seleccionar un socio que tenga competencias complementarias a las tuyas, además personalidad y estilo de trabajo compatibles con el tuyo. Recuerda también que a veces solo uno podrá ser “la estrella del show”, por lo que incluso el ego y la costumbre o el gusto por ser foco de atracción serán factores a considerar.

  1. Crea tu Plan de Negocios

Algunos emprendedores sostienen que crearon sus empresas sin plan alguno, pero los golpes de suerte no abundan en el mercado, así que estás más seguro si tienes un buen plan. Incluso, para captar inversiones en el proceso de crecimiento de la empresa, será indispensable un sólido plan de negocios.

Un buen plan de negocios establece en blanco y negro qué tipo de empresa se tiene y en qué industria opera; los objetivos de la empresa, su misión, visión, valores, sus fortalezas en el mercado en el que opera, sus productos y servicios, la ubicación, entidad jurídica, su nicho de mercado, su cliente target, el plan de mercadeo, la estrategia de ventas, la competencia, canales de distribución, estimado de ventas, potenciales riesgos, infraestructura, personal, etc. La idea es que cuando un inversionista lea el plan de negocios sepa exactamente de qué se trata la empresa.

El mayor valor agregado del plan es quizás que obliga a “aterrizar” la idea en términos concretos y da mucha más visibilidad de los procesos a los propios fundadores de la empresa, lo que constituye un valiosísimo mapa de ruta. Si quieres profundizar en el tema, en internet hay mucha información, incluyendo formatos pre- hechos de plan. Visita http://www.emprendedores.es/crear-una-empresa/modelo-plan-negocio

  1. Escoge un Lugar de Operaciones

Muchos emprendimientos comienzan en los propios hogares, por razones de costo, por lo que hay que estar muy atentos al momento en el que ocupar una oficina sea el paso sensato a seguir. Trabajar en casa tiene algunos inconvenientes para el negocio, ya que la vida personal es una distracción potencial, además de que el espacio limita el recibir clientes y tener colaboradores en el mismo lugar de trabajo. Cuando determines que llegó el momento de ocupar una oficina, asegúrate de cubrir detalles importantes como la duración del alquiler (date aquí la mayor flexibilidad posible, porque desconoces cuál será la evolución del proyecto), que la ubicación y el plano de la oficina apoyen tu estilo de empresa y de trabajo (equipos, estaciones de computadoras, iluminación, espacios de colaboración); que tenga servicios indispensables cercanos, como baños apropiados, acceso a comida, seguridad, etc. Lo importante es asegurarte de que la inversión que harás en esta infraestructura se justifique con un incremento en la productividad.

  1. Búscate un Mentor

Además de tu socio, un Mentor puede ser una pieza fundamental para tu empresa. Selecciona un Mentor que tenga suficiente trayectoria, visión y experiencia para que pueda ver el bosque y no los árboles mientras tú estás enfocado en la operación. Según estudios recientes de Endeavor Insights, realizados entre las empresas más exitosas del mercado global, un 33% de éstas tiene un fundador que contó con la ayuda de un Mentor, versus el 10% que no tuvo Mentor. Ve más detalles aquí: http://techcrunch.com/2015/03/22/mentors-are-the-secret-weapons-of-successful-startups/ Emprendedores exitosos como Chad Dickerson de Etsy y Nat Turner de Flatiron tuvieron Mentores también exitosos como Caterina Fake de Flickr y Brian O’Kelley de AppNexus. Siempre, la sabiduría de un Mentor te dará mayor perspectiva y te hará sentir más seguro si tuvieras que navegar en aguas turbulentas.

El proceso de montar tu propia empresa tiene mucho de sentido común ciertamente, pero seguir una planificación sistemática te evitará que algún detalle que subestimaste en un momento se convierta en una amenaza para tu éxito, y a la vez te hará ver más claramente las ventanas de oportunidad.