Los Beneficios de aprender por Proyecto

El aprendizaje por proyectos no es nuevo en el campo de la Educación, pero en los últimos años ha cobrado mayor importancia. La razón es clara: cuando se aprende por proyectos los estudiantes se comprometen más con el aprendizaje porque tienen la oportunidad de indagar y resolver problemas complejos que ocurren normalmente en la vida diaria.

El hecho de trabajar un problema real, indagar posibles soluciones y luego construir un producto concreto, que puede mostrarse y compartirse, es mucho más estimulante que el aprendizaje en abstracto.

Esta aproximación pragmática al aprendizaje ha demostrado ser la más eficiente, porque desarrolla en el estudiante las competencias de investigación y búsqueda de soluciones, que le dan más sentido al aprendizaje, porque dejan mucho más claro el qué se aprende, por qué y para qué.

En el campo de la tecnología, el aprendizaje por proyectos es fundamental. La programación, por ejemplo, tiene una de las curvas de aprendizaje más elevadas entre las actividades creativas, porque requiere comprender claramente un concepto antes de poder avanzar en el desarrollo de software. Por eso, trabajar en un proyecto en concreto ayuda muchísimo, ya que permite absorber los conceptos a partir de experiencias prácticas.

Piensa, por ejemplo, en la creación de una página web o de aplicaciones móviles, en desarrollar una extensión de browser, o un video juego, o en participar en un proyecto de código abierto. En cualquiera de estas actividades aprenderás a fijar los conceptos de la programación y tendrás el beneficio adicional de poder mostrar al mundo lo que has aprendido.