administracion estrategica

Planeación estratégica: 5 razones para invertirle tiempo

¿Sabías que 70 % de las empresas en Colombia fracasan en sus primeros cinco años de vida? ¿Y que en México, 75 % de las Pymes no sobreviven a su segundo año de operaciones? Así es. Es por ello que si ya estás emprendiendo o planeas hacerlo pronto, debes detenerte un segundo a evaluar la planeación y administración estratégica de tu negocio. ¿Por qué? ¡Aquí te contamos 5 razones!

  1. Establecemos una hoja de ruta clara

    Para comenzar, es importante tener claro que hacer negocios no es fácil, no importa lo mucho que conozcas sobre el mercado o el sector en el que trabajas. Administrar una compañía requiere de una planeación estratégica que nos permita tener clara la misión, visión y aspiración de la empresa; su razón de ser; cuál es el corazón de su negocio; los objetivos que se desean alcanzar en el corto, mediano y largo plazo; cómo se van a lograr esas metas y con qué recursos, tanto capital como humano, contamos para ello.

    Esta planeación también debe reflejarse de forma transversal en todas las áreas: financiera, contable, mercadeo, recursos humanos, entre otros.

    El Global Failure Index realizó un análisis sobre el caso de México y evidenció que, además de los recursos para subsistir, los emprendimientos fracasan por la mala planeación financiera, fiscal, operativa y personal, la cual deriva en deficientes procesos de análisis y estructuras organizacionales; falta de indicadores, problemas de ejecución, conflictos de accionistas y mal manejo de tiempos. Esto reafirma aún más la necesidad de planear antes de ejecutar.

    causas por las que fracasan negocios en Mexico

  2. Se reduce el fracaso de las empresas en la etapa inicial

    Es importante que la planeación estratégica se haga en la etapa inicial de las organizaciones, porque es en esta en donde más fallan las empresas, tal y como lo demuestran las cifras del reporte anual del The Failure Institute, sobre las fases en las que fracasan los emprendimientos:

    ARGENTINA
    Etapa inicial: 50%
    Establecimiento: 8,33%
    Madurez: 8,33%

    COLOMBIA
    Etapa inicial: 56,41%
    Establecimiento: 15,38%
    Madurez: 10,26%

    MÉXICO
    Etapa inicial: 32,73%
    Establecimiento: 18,06%
    Madurez: 12%

    A esto se suma la relevancia de que este no es un asunto exclusivo de uno o dos países, sino de la forma de hacer negocios:

    *Estados Unidos, 30% de las empresas fracasa en sus primeros tres años;
    *En España, 80% quiebra en los primeros cinco años;
    *En Argentina, solo 7% llega al segundo año de operaciones;
    *En Chile, 25% desaparece el primer año;
    *En México, 75% cierra a los dos años.

  3. Define los KPI’s que nos van a medir

    Con los indicadores definidos, podremos saber cómo avanzamos en diferentes frentes de la organización y cada cuánto es prudente evaluar el progreso en cada uno.
    De acuerdo con Ignacio Martínez, coach en liderazgo y estrategia, existen dos tipos de KPIs: operativos y estratégicos. Los primeros permiten establecer lo que ocurre con las actividades de la empresa día a día y, los segundos, para evaluar en dónde está la organización frente a un futuro deseado.
  4. Identificas las fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas

    Como parte de la planeación estratégica, será necesario que realices una matriz para identificar cuál es el sector en el que te mueves, tus fortalezas y el valor agregado que ofrecerás a tus clientes, frente a la competencia. Pero al mismo tiempo, podrás identificar cuáles son los riesgos a los que te enfrentas, quiénes son tus competidores y cuáles son los puntos débiles que tienes frente a ellos.
    Esto te ayudará a tomar decisiones estratégicas para sacarle provecho a las fortalezas y oportunidades, y mejorar en los frentes que aún debas hacerlo.
  5. Se enfoca al equipo y se trabaja por los mismos objetivos

    Todo gerente de empresa debe estar en la capacidad de brindar a su equipo de trabajo un norte claro. En ese sentido, la planeación estratégica no solo definirá los objetivos y el tiempo en el que se proyecta alcanzarlos, sino que establece de qué forma cada área puede contribuir en ese camino.
    Esto tiene varios beneficios: brinda certeza a los trabajadores sobre el futuro de la empresa, involucra a todo el equipo de colaboradores en esa estrategia y enfoca todos los esfuerzos en que se cumplan las metas.

¿Cuáles son las fases de la planeación estratégica?

Para llevar a cabo una planeación estratégica exitosa, Gabriel Roncancio, Business Intelligent Consultant de la firma Pensemos, nos da los siguientes pasos:

  • Crear la estrategia: define la misión, visión y valores que rigen su organización. También se debe hacer un análisis del entorno, definir los aspectos para lograr una mejor competencia y hacer una matriz DOFA.

  • Planear la estrategia:
    a partir de un mapa estratégico, define los objetivos de la compañía, que vayan de la mano de los indicadores de medición y el tiempo en el que se alcanzarán. También se debe trazar un plan de acción de corto plazo y un presupuesto estimado para comenzar. “Configure un cargo que garantice un seguimiento de toda la ejecución de la estrategia”.

  • Alinear la organización con la estrategia:
    comunica a todo el equipo la hoja de ruta que se ha trazado y cómo cada área juega un papel importante en ella. Es importante motivar la participación de cada colaborador, tanto interno como externo. Adicionalmente, identifica cuáles unidades de negocio están alineadas entre sí y cuáles deben vincularse más.

  • Planear la operación de la organización:
    estructura un plan que dé respuesta a las dos siguientes preguntas: ¿Cuáles mejoras a los procesos de negocio son las más críticas para el éxito de la estrategia? Y, ¿cómo puede relacionar la estrategia con los planes y presupuestos operativos?

  • Controlar y aprender de la operación:
    gestiona reuniones de revisión de las operaciones en el corto plazo para evaluar los resultados. “Esto le ayudará a examinar en detalle el desempeño de cada uno de los departamentos y las funciones que debe poner en marcha para resolver problemas nuevos o inconvenientes existentes”, señala Roncancio.

  • Probar y adaptar la estrategia:
    luego de un periodo prudente de ejecución de la nueva estrategia, establece reuniones de evaluación para hacerle seguimiento a los indicadores, evaluar resultados y cuestionar si se está ejecutando la estrategia indicada. En caso de ser necesario, realiza cambios en los frentes que identifiques pocos avances.

Si deseas apalancar el crecimiento de tu empresa a través de una excelente planeación estratégica, con Next U aprenderás sobre los cuatro tipos de estrategias de crecimiento: por entrada, por escala, a través de la innovación y por adquisición o fusión.

Descubre nuestro curso de Administración Estratégica, explora el contenido, inscríbete y certifícate para trabajar de la mano con los expertos en negocios. ¡Alcanza nuevas oportunidades y pon tu compañía a volar!